ENCONTRARSE A UNO MISMO

Mi novia me ha recomendado que haga yoga. Dice que es lo mejor para encontrarse a uno mismo. Yo si me quiero encontrar a mí mismo me miro en el espejo del baño, qué quieres que te diga, la he contestado. Hemos roto, claro. Dice que ya no estamos en el mismo universo, que la magia se ha acabado y que la energía que antes compartíamos se ha transformado. Con lo del universo y la magia no sé muy bien qué quiere decir, pero lo de que la-energía-ni-se-crea-ni-se-destruye-sólo-se-transforma ya lo sabía desde el instituto y aún así, sigo sin comprender muy bien por qué hemos roto. Digo “hemos” aunque en realidad, ha sido mi novia la que ha roto la relación y a mí el corazón. Al final, quienes rompen son siempre ellas. Es difícil que un chico rompa con su chica, incluso si hay otras chicas de por medio. Que conste que hablo por mí, ¿eh? No quiero meter en el mismo saco a todos los hombres por sacar a la luz ahora mi caso personal. Tampoco estoy diciendo que sean las chicas las que rompan siempre. De hecho, conozco a una amiga a la que dejó su novio, pero aquello fue porque se lió con su mejor amigo (él, no ella). Que me pregunto por qué cuando se llega a cierta edad, a las mujeres les da por buscarse a sí mismas en los libros de autoayuda, en la meditación, el yoga, la reflexología, la numerología, el tarot, el vegetarianismo y todo aquello que provoca rupturas sentimentales. Si ves a tu novia leyendo un libro de Mario Puig, Jorge Bucay o Eckhart Tolle, date por jodido. Antes de que llegue al último capítulo, tu relación habrá llegado a la última página. Y sin posibilidad de segunda parte, que esto no es una peli de Peter Jackson, aunque toda relación de pareja tenga mucho de ciencia ficción. El matrimonio de mis padres duró más de 45 años y seguro que el de los tuyos anda por ahí, o incluso más. ¿Sabes por qué? Porque por aquel entonces no había yoga ni meditación ni libros de autoayuda. A decir verdad, por no haber, no había nada de nada. Aunque lo que sí que había era mucho amor y con eso bastaba. Pero parece que hoy no basta. Hay que encontrarse a uno mismo para no perder la relación de pareja, aunque ello implique romper la relación de pareja. Qué paradoja, ¿verdad?

Por eso, si tu novia actual te recomienda que hagas yoga, ni se te ocurra mirarte al espejo, no sea que no te guste lo que ves y rompas contigo mismo con tal de no romper con ella. Así son las cosas del amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s