LAS DIEZ CIUDADES CON LAS MUJERES MÁS HERMOSAS DEL MUNDO

“Las diez ciudades con las mujeres más hermosas del mundo”, así se titula un post que acabo de leer en una revista digital de esas que abundan por la red (las revistas digitales, quiero decir, no las mujeres más hermosas, aunque un poco también). Con ese titular y siendo hombre, lo primero que he hecho ha sido clicar en la página a ver si mi ciudad está entre el top 10 de esas ciudades con mujeres hermosas que yo no veo por ningún lado en mi ciudad (y mira que soy de los que se fija en todo). Pero con gran pena por mi parte, no ha sido así. Por lo visto, no hay mujeres hermosas en mi ciudad, ni tampoco ninguna otra ciudad española, según reza el post de la revista digital.

Tanto usted lector, o lectora, es consciente de que la belleza es un término meramente subjetivo que actúa bajo los parámetros de la percepción de quien mira. Lo que para algunos es bello, para otros es un horror. Nada más hay que entrar en un museo de arte contemporáneo o darse una vuelta por ARCO para ser consciente de ello. Pero si nos referimos a la belleza física humana, tanto la del sexo masculino como la del femenino, me sumo a la descripción del filósofo irlandés Edmund Burke quien definió la belleza como “una cierta cualidad en los cuerpos que actúa mecánicamente sobre la mente humana por la intervención de los sentidos”. Siguiendo a pies juntillas la definición de Burke y empleando el sentido de la vista sobre las imágenes de mujeres que aparecen en la selección de las diez ciudades donde más belleza femenina hay por metro cuadrado, considero, desde mi masculino punto de vista (y nunca mejor dicho) que no están las mujeres más bellas que son (aunque objetivamente hay que reconocer que son todas las que están). Si hubiéramos nacido en el Renacimiento, las mujeres escuchimizadas no pasarían de la lista de nominadas ya que por aquel entonces se llevaban las entraditas en carnes. Aunque si aquellas mujeres escuchimizadas hubieran vivido 400 años después, seguro que destronarían a las reinas de la anorexia que triunfaban en los años 90 del pasado siglo. Pero volviendo a la lista de bellezas que caminan por las aceras de ciudades como Moscú, Amsterdam, Montreal o Tel Aviv, vuelvo a reafirmarme en el convencimiento de que la belleza femenina está muy bien repartida por todo el planeta, casi tanto como el décimo de lotería de Navidad que siempre acaba muy repartido. En el fondo, la belleza y la lotería no deja de ser una cierta cualidad que actúa mecánicamente sobre la mente humana por la intervención de los sentidos. Y yo siento que este año me ha tocado el Gordo, y eso que aún no he jugado ningún décimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s