LA GALLINA O EL HUEVO Y VICEVERSA.

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? Es la pregunta que ha venido persiguiendo a la humanidad desde que es humanidad. Aunque viendo las noticias de estos últimos días, la humanidad no ofrece muestras de serlo, aunque lo parezca. Ser humano no significa tener dos ojos, dos orejas, dos brazos, dos piernas, dos pulmones, dos riñones, dos testículos (en el caso masculino) o dos ovarios (en el caso femenino) y otros tantos órganos duplicados. Ser humano pasa por estar humanamente disponible para ayudar a nuestros duplicados, es decir, a otros seres humanos que son como usted, o como yo. Perdóneme si repito con frecuencia en este texto la palabra humano. Lo hago de modo consciente para ver si con la repetición tomamos conciencia de lo que somos, o sea, humanos. Y la suma de humanos se llama humanidad. Y la humanidad, además de ser un conjunto de personas, también significa “sensibilidad, compasión de las desgracias de nuestros semejantes”. Lo he puesto entrecomillado no porque sea la definición de la Real Academia de la Lengua, sino porque muchos de nuestros semejantes, ni tienen sensibilidad, ni muestran compasión (de ahí el entrecomillado).

Hoy he leído en la prensa (todas hablan de lo mismo) la catástrofe que supone el éxodo de refugiados hacia Europa. Da igual de dónde provengan, su origen, su raza, su religión, si son altos, bajos, guapos, feos, rubios o morenos, ancianos o niños. La humanidad (ahumanidad, debería decir, aún sabiendo que no existe esa palabra, pero debería existir) demostrada por los dirigentes europeos dista mucho del concepto de humanidad ejemplar mostrada por la sociedad europea que (paradójicamente) les alzó al liderazgo. Llegados a este punto, me pregunto si hay dos tipos de humanos. Por un lado los que demuestran sensibilidad y compasión ante las desgracias de nuestros semejantes, y por el otro los que consideran tener humanidad por el simple hecho de haber nacido humanos y no insectos, que es en realidad lo que son y demuestran al afrontar el drama del éxodo de refugiados. Como humano que soy, me afecta y mucho, el ver a semejantes a mi persona siendo tratados como insectos por otros humanos que ejecutan ciegamente las órdenes de los que realmente son insectos. Y quién permitió con su voto que los insectos gobernaran a los humanos, me pregunto yo. Por esa razón, vuelve a mi cabeza la pregunta que ha perseguido a la humanidad desde que dejó de serlo: ¿Qué fue primero, la estupidez humana o los humanos estúpidos?

Ahí lo dejo, para que lo piensen mientras leen las noticias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s