TODO ES UNA PUTA MIERDA

Todo es una mierda. Concretamente, una puta mierda. Usar la palabra “puta” como adjetivo en lugar de sustantivo, que es lo que es en realidad, otorga al sustantivo “mierda” una categoría aún más mierda de lo que ya es como palabra definitoria de un objeto/sustancia o por extensión de un acontecimiento, evento, acto o representación. Y para ilustrarlo, nada mejor que tres ejemplos: “este cuchillo no corta una puta mierda”, “vaya puta mierda de partido de fútbol” o “el reggaeton es una puta mierda de música”. Y todo ello, a pesar de que el sustantivo “puta” simplemente define a quien ejerce una profesión (la más antigua del mundo, según dicen) tan honesta y honrada como cualquier otra como por ejemplo tenista (que también usa mucho la muñeca), yóquey (que también pasa su jornada laboral a horcajadas) o político (que usa la boca y la garganta como herramienta de trabajo).

Cuando afirmo que todo es una puta mierda, no estoy refiriéndome al conjunto o suma de elementos que dan lugar al nacimiento o existencia de un ente complejo diferente al actual o sobradamente conocido. Lo que quiero decir, es que la mierda en que muta es un hecho concreto que ha contaminado todo lo relacionado estrechamente con ello a través un proceso de metástasis que va más allá de cualquier resolución posible a corto plazo. En este maravilloso mundo en el que vivimos donde basta tener un mínimo de sensibilidad para ser consciente de la belleza que nos rodea, es la actitud humana la que impregna de mierda puta todo lo que toca, hace, deshace o deja de hacer. Iba a poner sólo “impregna de mierda”, pero prefiero que la palabra “puta” cumpla su función de adjetivo denigratorio a diferencia de la acepción que tiene como sustantivo cuando se refiere a la definición profesional del ejercicio de un oficio (muy honorable, vuelvo a insistir).

Más de un talibán de la R.A.E. o del correcto uso del castellano me acusará de soez, chabacano u ordinario al emplear palabras mal sonantes para definir en este artículo estados de ánimo que ni les va ni le viene. Y con razón, aún más sabiendo que existen otros innumerables vocablos en la inmensa riqueza de nuestro idioma para expresar emociones sin necesidad de dañar las pupilas de los lectores y que únicamente pretenden ser una muestra de la libertad de expresión de la cual disfrutamos tanto yo (sujeto activo escritor) como usted (sujeto pasivo lector). Pero como todo en esta vida depende del color del cristal con el que se mire que es lo mismo que decir que todo es subjetivo, prefiero ampararme en la expresión subjetiva “puta mierda” para mostrar mi opinión sobre lo que subjetivamente considero una puta mierda (y muy especialmente en el caso del reggaeton en el que la expresión “puta mierda” lo define bastante bien, objetivamente hablando, claro).

Anuncios

  1. Emiliano Cerezo Gomez

    Mon,cuan razon tiene usted;o lo que es lo mismo ,además de estar en completo acuerdo contío, me ha encantado el artículo. Gracias por compartir y ayudarme a ver a su vez que mis pensamientos no son tóxicos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Luis Gastelum

    SINSERAMENTE CREO QUE ERES UNA DE LAS PERSONAS MAS INTELIGENTES QUE HE LEIDO EN MUCHO TIEMPO…Y CREEME YO PREFIERO LEER FILOSOFIA ANTIGUA…..PERO TU SABIDURIA SI QUE SE ADAPTA A NUESTROS TIEMPOS ,EN LO QUE TODO A TERMINADO EN REALIDAD EN UNA PUTA MIERDA!!!!!!.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s