MÍRATE EL CULO Y VERÁS TU FUTURO

Hasta ayer mismo desconocía lo que es la Rumpología. Para aquellos y aquellas que ahora mismo estén como estaba yo anteayer, la Rumpología es una técnica de adivinación que predice el futuro de las personas descifrando la forma de su culo. Sí, amigos, así están las cosas.

Al igual que ocurre con la lectura de la palma de mano, a la que muchos de nosotros hemos acudido en alguna ocasión (aunque siempre lo neguemos en público), la Rumpología se vale del desciframiento de los pliegues de la piel, de los lunares existentes, de aquellas manchas del sol o de nacimiento, o de los granos y puntos negros que podamos tener a lo largo y ancho de nuestro trasero y que (por lo visto) proporcionan infinitas pistas, para conocer en el presente lo que nos deparará el futuro. Los teóricos en esta disciplina milenaria (sí, sí, no se me ofusquen que parece ser que la cosa viene de lejos, concretamente de los babilonios), afirman que la nalga derecha representa al hemisferio cerebral izquierdo y ofrece datos relevantes sobre el futuro. Mientras, la nalga izquierda, que es la que se corresponde con el hemisferio cerebral derecho, nos dice lo que nos ocurrió en el pasado y que como pasado que es, no tiene tanto interés como la nalga derecha o lo que es lo mismo como el hemisferio cerebral izquierdo que es donde habitan la lógica, el lenguaje y las ideas. Otro dato que sienta cátedra (aunque no concretan si es la cátedra la que se asienta sobre las nalgas o sobre el cerebro), es la forma perimetral y tridimensional que posee nuestro culo. Si el culo en cuestión tiene forma de manzana (como no es mi caso), permite dilucidar el carácter de una persona dinámica, creativa y amante de los placeres de la vida. Por otro lado, si la forma que adorna nuestro trasero es similar a la pera (que tampoco es mi caso), estamos ante una personalidad paciente, firme y serena. Si el culo resulta ser más plano que el encefalograma de Kiko Rivera, los rumpólogos dirán que estamos ante un carácter negativo, aburrido y triste (nada más lejos de mi personalidad). Y por último, el culo redondo, que se corresponde con personas alegres, optimistas, valientes y divertidas.

Desde que he tenido acceso a toda esta información, que ha supuesto para mí un antes y un después en las relaciones humanas (especialmente en las femeninas), paso el día mirando el culo a la gente antes de conocerla y alargo la mano (para estrechar la suya antes de saludar, no me sean malpensados). De este modo, me ahorro un montón de disgustos a la hora de escoger amistades. Aquella perla que dijera en su día la exalcaldesa Ana Botella manifestando su opinión sobre el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo y que paso a entrecomillar y poner en cursiva: “Las manzanas no son peras. Si se suman una manzana y una pera nunca pueden dar dos manzanas”, puede que hiciera referencia realmente al culo de las personas y no al matrimonio homosexual. Por esa razón, la señora Botella pasará a los anales de la historia (y nunca mejor dicho), además de por haber sido la peor alcaldesa de Madrid, también por ser la primera Rumpóloga española. Nadie mejor que una mente plana para hacer las cosas como el culo. Y si juntamos ambos conceptos, culo y plano, el resultado resume todo su mandato: negativo, aburrido y triste.

Espero haberles sacado una sonrisa con este artículo sobre el fascinante mundo de la Rumpología. Si lo he logrado, no habrá sido por mérito propio, sino por tener el culo redondo (como es mi caso).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s