LA MEJOR OFERTA

Hoy mismo, concretamente a primera hora de la mañana, he recibido la oferta de un periódico local para participar como colaborador aportando un artículo semanal a sus páginas. Genial, he dicho para mí. Por fin alguien se da cuenta de un puta vez de lo mucho que vales, ha dicho mi ego reforzando lo que anteriormente yo me había dicho a mí mismo pero usando un lenguaje políticamente correcto. ¿Cuánto dinero se paga por las colaboraciones?, he preguntado a la persona que me ha invitado a participar como colaborador (no sé si era un periodista o un comercial o las dos cosas). La política del medio de comunicación es no pagar por las colaboraciones, ha respondido el señor (digo señor por definirle de algún modo ya que tampoco se identificó con nombre ni apellidos, del mismo modo que tampoco lo hizo diciendo si era periodista o comercial). ¿Y eso por qué?, he vuelto a preguntar. La remuneración por las colaboraciones consiste en el prestigio que supone para el colaborador la posibilidad de publicar artículos en un periódico de prestigio como el nuestro. ¿Y qué os convierte en un periódico tan prestigioso?, insistí en saber. Nuestro prestigio como periódico se basa en las prestigiosas firmas de articulistas y periodistas que publican habitualmente cada día, respondió nuevamente el señor. Ante tal explicación, exigí confirmación por su parte de haberlo entendido correctamente. Para que me quede claro, dije, ¿me ofrecéis participar como colaborador porque soy un autor prestigioso que hará aún más prestigioso vuestro medio, pero que no remuneráis porque el modo de pago es el prestigio que ofrece un periódico que publica a prestigiosos escritores que son los que realmente hacen prestigioso vuestro medio?, pregunté poniendo todo el énfasis que me fue posible enfatizar. Así es, afirmó el señor quedándose tan pancho. Te parece bien que me lo piense y te contesto un día de éstos, sugerí yo educadamente. Por supuesto, tómate el tiempo que necesites y consideres oportuno para reflexionar, pero dime algo antes de esta tarde.

De esta conversación telefónica han pasado más de ocho meses. Supongo que el señor está esperando el resultado concluyente de mi reflexión del mismo modo que yo sigo esperando que llame para saber qué veredicto he adjudicado a su propuesta. Mientras llega ese momento, el prestigioso medio de comunicación sigue publicando “prestigiosos” artículos escritos por otros “prestigiosos” autores que no soy yo, y lo hacen junto a noticias también de “prestigiosos” periodistas, aunque a día de hoy sigo sin tener noticia alguna por parte del susodicho periodista o comercial (o lo que fuera) tras el aparente interés mostrado inicialmente.

Hasta que llegue ese día, hoy he ido al banco del barrio a revisar la cuota de la hipoteca que abono religiosamente cada mes y con la misma puntualidad que presupongo entregarán los “prestigiosos” autores su artículo al “prestigioso” periódico. Sentado al otro lado de la mesa donde se sienta habitualmente el director de mi sucursal bancaria, he consultado si podía sustituir el pago en euros de la cuota mensual por mi prestigio como escritor de artículos. La carcajada del director ha sido tan sonora que aún resuena su eco entre las paredes de la sucursal e incluso al otro lado. Eres tan gracioso como lo son los artículos que escribes, ha dicho entre risas. No sé cómo no estás escribiendo en algún periódico, te forrarías, continuó diciéndome entre más carcajadas aún. Si yo te contara, respondí agachando la cabeza. Y salí de la sucursal tal y como había entrado, con una mano delante y otra detrás. Eso sí, mi prestigio estaba intacto.

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s