MI MEJOR AMIGO

De tanto escribirnos mensajes por el Facebook da la impresión de que ya nos conocemos. Aunque no es cierto. Aún no has subido ninguna foto de tu cara y ni tan siquiera un miserable selfie acompañado de alguien famoso. No sé si eres una persona real o virtual. Pero me da lo mismo. Lo que estamos viviendo me gusta. Me hace sentir tan bien que cada vez que tardas en responder a uno de mis mensajes comienzo a echarte de menos. Es como si te fueras de viaje unos días por temas de trabajo, o de estudios o por lo que sea. A veces pienso que te has puesto enfermo o que te ha pasado algo grave y estás ingresado en el hospital. Entonces me preocupo por ti, lo que en el fondo es una chorrada, porque en realidad no sé si existes o eres quien dices ser. Aún así, me gusta, insisto, me gusta y mucho. Desde el primer día en el que me aceptaste como amiga de Facebook, supe que eras mi media naranja. Me encanta lo que escribes y cómo lo escribes. A todo lo que publicas le doy “Me gusta” y me estremezco cuando tú le das también “Me gusta” a los comentarios que subo respondiendo a los tuyos. Sobretodo cuando subo fotos que me he hecho frente al espejo del baño o en mi habitación sin más ropa que la que llevo debajo de la ropa. Creo que estamos hechos el uno para el otro, como en las películas. Se podría decir que nuestro amor es platónico. No sé por qué dicen eso de que el amor platónico es una amor inalcanzable. Yo sí que te alcanzo. Siempre que quiero verte estás al otro lado de la pantalla de mi ordenador. No sé cuál lugar será ese otro lado, pero siempre que te pido hablar conmigo, siempre respondes. Muchas veces me entretengo a ver las fotos de tu perfil. Y aunque no salgas en ninguna y la mayoría sean fotos compartidas de otras personas, estoy convencida de que son tuyas. De hecho, son muy tuyas, es decir, son muy tú. Hay una que me encanta que es la del tobogán. ¿Cómo pudiste subir tan arriba? Mejor no me lo digas, porque a lo mejor tampoco lo sabes, ya que la imagen no es tuya sino de un perfil que has compartido procedente un chico de Colombia. En la información de tu biografía tampoco has completado los campos correspondientes a tus datos personales de teléfono, ciudad en la que vives, estudios realizados… Supongo que será para que nadie sepa de verdad quién eres, lo que te proporciona un aura de misterio que incrementa mi deseo hacia ti. Ayer por la noche no pude reprimirme y mientras con los dedos de la mano derecha te escribía un mensaje con el teclado del móvil, con los dedos de la otra me tocaba allí donde tú ya sabes. Y lo hacía pensando en ti. Me imaginaba tomando el sol en topless tumbada a tu lado en una playa del Caribe. Tú restregabas crema solar por mi espalda para protegerme de los rayos de sol mientras yo intentaba darme la vuelta para que también la extendieras por delante. No tarde más de cuatro minutos en mojar las sábanas imaginando la escena. Espero que no te importe que comparta contigo mis intimidades. No lo hago nunca. Ni siquiera con mis mejores amigas a las que veo a diario al salir de clase. Pero como a ti no te veo a diario y ni sé siquiera si eres un ser humano o un imbécil que se ha inventado un perfil ficticio en Facebook para reírse de jovencitas como yo, te contesto llenando tu página con gilipolleces inventadas para que tú y el resto de tontos del culo que te siguen sepan que las redes sociales son una puta mierda y poco o nada de lo que se dice en ellas es cierto. Y si tienes algo que decirme a la cara, por privado, por favor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s