TE PONGO MIRANDO PA’CUENCA

La primera vez que escuché de labios de mi exnovio la frase “te pongo mirando pa’Cuenca” me dio la risa floja. No sabría decirles el motivo, pero me partí el culo de risa (por cierto, otra expresión “me partí el culo de risa” a la que merecería la pena dedicarle un artículo). El caso es que me encontraba acompañada de mi pareja de entonces haciendo lo que suelen hacer las parejas cuando están follando, y llegado el momento de modificar la postura copular para incrementar el placer sexual mutuo, el tío va y me espeta a la cara: “Te voy a poner mirando pa’Cuenca”. Bueno, en realidad me lo dijo mirándome la nuca.

Si fuera una mujer practicante de las creencias islámicas (musulmana, creo que se llama, pero no me hagan ustedes mucho caso porque dejé de ir al colegio antes de aprender a leer), podría saber la orientación exacta de Cuenca, ya que creo que coincide con el meridiano de ubicación de La Meca, pero como soy católica/apostólica/romana, aunque hace años que no voy a misa y he nacido en Murcia, me resultó imposible empompar mi trasero orientándolo pa’Cuenca.

Por suerte, sé que estos artículos no son leídos por menores de edad, ni por personas que se escandalizan fácilmente. Las estadísticas del WordPress confirman que la media de edad de lectores está en torno a los 38 años, de sexo femenino en un 58% y con nivel de estudios superiores incluyendo doctorados y postgrados. Por esa razón, me atrevo a hablar como hablo y a decir lo que digo. Por eso, y porque soy de Murcia. Y las que somos de Murcia hacemos y decimos lo que nos sale de los mismísimos si los tuviéramos, pero como no los tenemos, hacemos y decimos lo que nos sale del coño. Mi exnovio, que también es de Murcia también hacía y decía lo que le venía en gana. A veces me decía, “te voy a poner mirando pa’Cuenca” y otras veces me ponía la cara morada a hostias. Por eso le dejé. Por eso y porque retomé los estudios y aprendí a leer. Y fue entonces cuando supe qué es el Islam y qué significa la religión católica/apostólica/romana. También aprendí matemáticas, literatura, ciencias naturales, lengua, inglés y sobretodo aprendí geografía. Ahora sé dónde está La Meca y dónde está Cuenca. Y también sé lo que significa “te voy a poner mirando pa’Cuenca”. Por eso estudié. Por eso, y para no tener que empompar más el trasero con una sonrisa en los labios delante de hijos de puta para ganarme el pan cada día. Lo hice porque una mujer murciana o manchega o de donde quiera que haya nacido tiene derecho a una segunda oportunidad por muy mal que le haya tratado la vida.

Si yo pude dejar atrás mi pasado de puta por el simple hecho de aprender a leer, usted que ya sabe leer desde hace años, debería aprender de una puta vez lo que realmente significa para la dignidad humana ponerse mirando pa’Cuenca y dejar de pagar por tener sexo con mujeres o mirar para otro lado si conoce a otros que lo hacen. Por cierto, ¿cuándo aprendió a leer su madre?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s