PORNO ONLINE

A la hora de hablar de sexo, es mejor imaginarlo que tenerlo. Cuando lo tenemos en mente es algo placentero, sutil, mágico, armonioso, dulce, delicado e incluso aséptico. Pero cuando lo ejecutamos resulta incómodo, engorroso, embarazoso, perturbador, comprometido e incluso marrano (a veces). Independientemente del significado de cada uno de lo adjetivos que lo describen para bien (o para mal) resulta inevitable pensar en sexo cada cierto número de minutos.

Un reciente estudio científico de la Universidad Estatal de Ohio, estado del medio oeste de Estados Unidos (lo aclaro para presumir de lo que sé de geografía) concluye que los hombres piensan en temas relacionados con el sexo 19 veces al día, frente a las mujeres que lo hacen en 10 ocasiones. El estudio no aclara cuáles son los temas relacionados con el sexo. Tampoco define si ver la portada del Interviú cuenta como tema relacionado con el sexo o si el tema se restringe únicamente a tener relaciones sexuales con uno mismo. Otro asunto que tampoco desvela el estudio es la edad de los encuestados. Si la edad de los hombres y mujeres coincide con edad del pavo, al número 19 habrá que añadirle un cero. Y si el encuestado o encuestada está en la edad del pavo inglesa o “to be at the awkward age” como dicen en Adamstown, la capital oficial más pequeña del mundo (lo aclaro para presumir de lo que sé de geografía), habría que añadirle dos más.

El caso es que en el tiempo que he tardado en escribir este artículo he sobrepasado con creces la media. Me he imaginado teniendo sexo con la chica de la oficina que me gusta, con la recepcionista del hotel donde me alojé la semana pasada, con la camarera que me pone los cubatas cada jueves que salgo (que no son muchos, por cierto), con la conductora del autobús urbano que me lleva al aeropuerto cuando viajo de negocios, con la misma conductora del autobús urbano que me lleva al aeropuerto cuando viajo de vacaciones (que tampoco son muchas, por cierto), con la cajera del Mercadona donde hago la compra para toda la semana cada sábado por la mañana, con la vecina del quinto que está en España de beca Erasmus, con la mujer de mi mejor amigo que también es una de mis mejores amigas, incluso también con usted, querida lectora. Por eso si es de las que piensa en sexo 10 veces al día (o más) y desea comprobar la rigurosidad del estudio científico realizado por la Universidad Estatal de Ohio, podemos vernos este sábado noche y le enseño a usted todo lo que sé de geografía humana (que tampoco es mucho, por cierto, por no decir nada de nada). Y si no acepta mi proposición, siempre quedará la imaginación, que nunca falla. Y si falla la imaginación, el porno online. Todo sea por la ciencia.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s