PELIGRO, ASTERISCO A LA VISTA

El asterisco tiene mala imagen. Es así. Unos nacen con estrella y otros estrellados. El asterisco es de los segundos. Aunque tenga forma de estrella, está más estrellado que ningún otro signo de puntuación (de ahí su forma aplastada, claro).

Qué culpa tiene el pobre asterisco de acompañar a los datos bancarios que nadie quiere leer, o a las cifras reales de un interés muy por encima de las posibilidades de pagar por cualquier ciudadano. Además, al asterisco siempre se le asocia con la denostada letra pequeña, cuya mala imagen es peor aún que la del propio asterisco.

La palabra gratis significa gratis, pero si va con un asterisco ya no es gratis*, es otra cosa. Cuando vemos un asterisco coronando la palabra gratis, es decir, así: gratis*, es porque hay algo raro. El asterisco nos previene de que no es lo que parece, tal y como ocurre al recibir un premio en metálico. Al final, entre las retenciones fiscales y el porcentaje que se lleva la Hacienda de Montoro, el premio tiene más de patata caliente que de metálico.

Al signo ortográfico de las comillas le ocurre algo parecido a lo que le ocurre al asterisco. La palabra gratis sin comillas no es lo mismo que la palabra “gratis” con comillas. Para ilustrar el caso pondré un ejemplo muy sencillo. Comparemos las frases: Follar gratis y Follar “gratis”. Quien haya tenido alguna vez en su vida la oportunidad de Follar gratis (sin comillas) sabe que no tiene nada que ver con Follar “gratis” (con comillas). Para empezar, Follar “gratis” con comillas no está regulado, es decir, su hábitat legal es más oscuro que la negritud de las calles, pensiones de mala muerte y clubs de carretera donde suele habitar. Quien haya practicado alguna vez en su vida el Follar “gratis” (con comillas) ya sea con mujeres u hombres, o con ambos sin distinción, sabe por experiencia el alto precio que cuesta cada comilla. Por no mencionar que las comillas dan por todos lados, es decir, por delante y por detrás.

Una vez dicho esto, la próxima vez que tengan intención de firmar una hipoteca bancaria, les recomiendo que toda palabra que encuentren con asterisco o aparezca flanqueada por comillas, sea sustituida por la palabra gratis. Ya verán cómo así entienden que en esta vida nada es “gratis” (como tampoco lo es Follar que, curiosamente también se escribe con 6 letras)

Así que, es mejor que lean bien cada letra de cada palabra antes de firmar nada, a ver si después lo único que firmen el resto de su vida son las letras mensuales del banco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s