PAPICHULO

“Hombre que, por su atractivo físico, es objeto de deseo”. La Real Academia Española de la Lengua ha incluido el término “papichulo” en el diccionario. Como lo oyen. Y además, aclaran que es un término lingüístico de uso común en países como México, Paraguay y Puerto Rico.

De los tres países castellanohablantes que utilizan el término “papichulo”, sólo he tenido la fortuna de visitar Puerto Rico y puedo afirmar con conocimiento de causa, que el criterio de la RAE dista mucho de la realidad cotidiana. Cuando caminé por las calles del viejo San Juan, allá por el año 2002, es decir, con 15 años menos de los que tengo ahora (y por consiguiente con mejor físico del que luzco en estos momentos) jamás escuché de labios de ninguna mujer puertorriqueña referirse a mí con el término “papichulo”. No sé si fue porque desconocían mi nombre de pila, o porque mi físico tiene más de objeto de que de deseo (o ambas cosas al mismo tiempo, que también es posible).

También desconozco por completo los motivos que llevan a la realeza de los miembros de la RAE a incluir términos como “papichulo” en nuestro lenguaje. Una cosa es que se usen de modo esporádico y puntual en conversaciones jocosas sin mayor trascendencia que las paredes de la taberna donde se pronuncian, y otra muy distinta que se les otorgue la consideración monárquica que conlleva pasar a formar parte de tan insigne institución Real. Da la impresión de que los miembros (y digo miembros porque apenas hay mujeres y también por el segundo sentido de la palabra) andan faltos de ideas o disponen de mucho tiempo libre. En el caso de que sea por la primera causa, es decir, carentes de ideas, les enviaré una lista de palabras de cosecha propia para incluir en la próxima actualización del diccionario. Términos como “fostiar”, “rediosla”, “furniciar”… y otros palabros de mi invención, los uso con tanta frecuencia o incluso más que las puertoriqueñas usan el término “papichulo”.

Tendré que viajar a México o a Paraguay para descubrir si allí llaman “papichulo” a algunos hombres. O, por el contrario, tendré que a ir al gimnasio y vestir con elegancia para dejar de ser invisible para sexo femenino y comenzar a ser realmente un “papichulo” y permitir que me “furnicien”“Rediosla” qué mundo, pa’vernos “fostiao”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s