ROSALÍA

Estoy feliz. Hoy es mi cumpleaños. Me encanta cumplir años. Es el día del año en el que los que más te quieren  se acuerdan de ti, aunque no te vean con frecuencia. Y también los que quieren perderte de vista se acuerdan igualmente de ti (del mismo modo que yo me acuerdo de ellos, empezando por la madre que les parió y el oficio que desempeñaba cuando nacieron).

Los primeros te llaman por teléfono para felicitarte, envían mensajes de texto con frases de amor sincero y entregan ofrendas como expresión material de un sentimiento inmaterial. Los segundos, en cambio, te bloquen en Whatsapp, en Facebook, en su móvil y por cualquier otro canal tecnológico como si al hacerlo evitaran contagiarse de la emoción de felicidad que supone cumplir un año más y encima disfrutando de un elevado grado de calidad de amistad que ellos no disfrutan (ni disfrutarán jamás).

Según vas cumpliendo años ves el mundo de modo diferente. Para empezar, ves venir de lejos a los estúpidos como de cerca se ve una espinilla en la punta de la nariz ante el espejo.

Con el paso del tiempo, tampoco tienes miedo a caerte (no físicamente, me refiero) porque te has dado tantas hostias a lo largo de los años que te has inmunizado a los golpes que da la vida.

Con la edad, también se puede vivir sin la necesidad biológica de follar tres veces por semana. Aunque por otro lado, como desaparezcan las gafas de ver de cerca no sabrás meter nada en su sitio (ahora sí que hablo físicamente).

Y, por último, en el caso de que te llamen de un trabajo, no será necesario presumir de experiencia profesional en el currículum. A ellos se la pela, a ti también (vuelvo a hablar metafóricamente).

Por todo esto me gusta cumplir años. No hay nada como hacerse mayor rebosante de salud como único logro de éxito en la vida, por mucho que les moleste a algunos.

Salvando la distancia de la edad, supongo que sentir lo que se siente en el día de tu 49 cumpleaños debe ser algo parecido a lo que siente Rosalía. Hagas lo que hagas siempre habrá alguien que le joda verte feliz haciendo lo que te gusta. Aunque lo que hagas sea cantar (como es el caso de Rosalía), o simplemente cumplir años (como es mi caso). Malamente.

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s