¿CÓMO SABER SI ESTÁS ENAMORADO?

Los hay que sienten el aleteo de una mariposa (o de cientos) golpeando las paredes estomacales. También los hay que escuchan violines por doquier, aunque de fondo esté sonando Iron Maiden a todo volumen (o Maluma, que es lo peor de lo peor). E incluso hay quien deja de comer, cenar y desayunar por el simple hecho de considerar que el amor que siente también alimenta orgánicamente como si fuese una fuente de proteínas del tamaño de un cachopo.

Aunque el método infalible para saber si estás enamorado se produce cuando la persona que amas ha dejado de amarte para siempre. Es en ese instante cuando confirmas real y plenamente lo que venías sospechando desde que Cupido atravesó tu corazón de parte a parte con una flecha invisible (o con un arpón de cazar ballenas, depende de la grandeza del sentimiento). En ese momento, es cuando te dices a ti mismo: “Estoy enamorado hasta las trancas. Lo que sucedió antes, fue un preludio”.

El enamoramiento por abandono surge por generación espontánea del mismo modo que surge una forma de vida sobre una materia inorgánica o en estado de putrefacción. Es decir, la música que se escucha cuando la relación está latiendo a pleno pulmón no es el aleteo de una mariposa, sino el moscón que zumba sobre la mierda en que se ha convertido la convivencia que un día tuvo vida orgánica.

Cuando percibas la ruptura del vínculo que te unía a tu ser amado, el corazón te ordenará de inmediato hacer una cosa y tu mente exigirá hacer la contraria. El órgano principal del aparato circulatorio demandará revisitar continuamente los rincones donde os besabais durante horas infinitas hasta que la saliva dejara de existir. Tus tímpanos te obligarán escuchar a todas horas la misma música que escuchabais juntos. Tus papilas gustativas reclamarán beber de la misma copa el mismo vino y comer en los mismos platos la misma comida. Tu olfato pedirá usar su perfume como ambientador de casa, tus pupilas releer por tiempo indefinido los mensajes de Whatsapp que os enviabais cada minuto y también los de correo electrónico e incluso los SMS (en el caso de que tu amor se remonte al Pleistoceno digital).

La opción más racional para salir del abismo emocional y la más saludable para la mente del pobre enamorado por abandono es dar las gracias por el amor recibido. Así, sin más. Y aquí paz y después gloria. Por experiencia propia, es la opción que recomiendo encarecidamente. He dado tantas veces las gracias por haber sido amado y tantas veces por haber sido un enamorado por abandono que ya no sabría decir si lo que recibí fue amor, o en realidad lo que me hicieron fue simplemente un favor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s