EL ASTRONAUTA AUTÓNOMO

De niño quise ser astronauta. Me imaginaba a mí mismo surcando el espacio interestelar a los mandos de una nave equipada con infinidad de palancas, botones y artilugios. Atravesar la inmensidad de la galaxia esquivando el impacto de los inconvenientes burocráticos a modo de meteoritos sin perder de vista el horizonte cósmico visible a través de la escotilla. Sortear multitud de impedimentos administrativos surgidos de improviso y afrontarlos con el talante innato del profesional en permanente estado de mejora. Dominar el uso de las nuevas tecnologías de la información extrayendo de todas ellas sus ilimitadas posibilidades dispuestas a mi antojo para ser implementadas en cualquier territorio desconocido. Emplear día y noche solventando con éxito misiones imposibles sin considerar la escasez de recursos económicos y humanos. Vestir un traje hecho a medida para impresionar a quien se cruzara en mi camino. Asistir a reuniones, conferencias, encuentros y entrevistas envuelto en un aura de confianza y seguridad avalada por miles y miles de horas de vuelo. Brillar como una estrella en el firmamento laboral de un sector altamente competitivo y repleto de adversarios sobrecualificados. Alcanzar la cima de mi carrera profesional tras una travesía jalonada de reconocimientos, premios y galardones. Salir en las páginas de los libros del gremio con mi nombre subrayado en tipografía cursiva y un texto lisonjero redactado por un premio Nobel junto a una foto de cuerpo entero realizada por el artista del momento. Ser reconocido por la calle, tener mesa reservada permanentemente en los restaurantes de moda y recibir invitaciones como tertuliano en los programas prime time de radio y televisión para opinar sobre aquello que no sé ni me importa. Formar parte de la historia reciente como el hombre que primero dijo esto, hizo aquello y logró lo de más allá.

Por suerte para mí, el destino caprichoso ha querido que aquellos sueños de estilo vida se cumplan. Quise ser astronauta y me convirtió trabajador autónomo.

Responder a arancha bravo Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s