EL FUTURO NO EXISTE

El futuro es el espacio existente entre línea y línea de un texto. Abriendo bien lo ojos y dedicándole tiempo e interés, hay gente capaz de ver lo que no hay donde no hay nada, que es entre dos líneas. Teniendo en cuenta que tres de cada cinco españoles no lee nada de nada, que haya gente capaz de leer entre líneas (donde tampoco hay nada), me parece algo fascinante, como de otro mundo, que curiosamente no es el mundo en el que yo habito.

A los que tienen el don de ver el futuro se les llama videntes. Y son especialistas en leer. Te leen la mano, las cartas, los posos del café, las estrellas del firmamento…y también son capaces de leer entre líneas, donde como digo, no hay nada. Donde el común de los mortales vemos un espacio en blanco, hay expertos en ver lo que sucederá antes de que suceda. No existe definición alguna para la figura literaria de leer entre líneas del modo en el que existe una definición para explicar lo que es un eufemismo (que para quien no lo sepa, es el recurso literario utilizado para describir un aspecto negativo del modo más leve posible con el fin de ocultar su dureza). Por ejemplo, el eufemismo “reducción de personal” no significa que las personas se hagan más pequeñas de lo que son, es que han sido puestas de patitas en la calle y en la mayoría de los casos, con una mano delante y otra detrás (esta última frase no es otro eufemismo, en muchos casos, es literal).

Últimamente, y debido a la crisis, veo eufemismos por todas partes y tengo familiares, amigos y conocidos que sin saber de figuras literarias se han convertido en personas más pequeñas de lo que eran gracias al eufemismo capitalista empresarial. Más de 25 millones de españoles y españolas han sido reducidas en los últimos años, y cuando digo millones no es una hipérbole (otro recurso literario que hace hincapié en un aspecto concreto con el fin de producir una sensación mayor). Los 25 millones son literales, personas con nombre, apellidos, hijos, hipoteca, letras del coche, recibos de luz, agua y gas y un largo etcétera de sustantivos.

Cuando me da por leer los programas electorales de los distintos partidos políticos que se presentan a las elecciones para obtener el voto ciudadano que les otorgue la honrosa responsabilidad de organizarnos la vida a todos, procuro abrir bien los ojos y dedicar todo mi tiempo e interés en leer ese espacio en blanco que hay entre línea y línea de cada párrafo. Es un talento que estoy desarrollando poco a poco con el objetivo de conocer mi futuro antes de que suceda. De este modo podré tomar las medidas pertinentes en el caso de que los eufemismos me lleven a convertirme en parte de esa hipérbole de españoles que no sabemos leer entre líneas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s