ANTE LA DUDA, SONRÍA.

Reír es saludable. No lo digo yo. Lo he leído esta mañana en un anuncio de prensa de una clínica dental, y me ha salido una carcajada de tal sonoridad que ha despertado a mi gato que dormitaba espanzurrado en el sofá.

Que el sentido del humor mejora la calidad de vida está fuera de toda duda. De hecho, está tan afuera que casi nadie invita al humor a entrar en su vida. Si no se hace, no es porque no se quiera. Sino por la presencia de la duda que acompaña al humor y que le obliga a mirar hacia otro lado como si la duda no fuera con él.

Todo el mundo sabe que la duda inquieta de tal manera que espanta. Estar entre “Pinto y Valdemoro”, entre el “que sí y el que no”, el «ya le llamaremos», el “no sabe no contesta”, el “silencio administrativo” y el “quien calla otorga” es algo que agota a cualquiera.

Si la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma, la duda por el contrario ni construye ni destruye, sólo genera más duda.

La incertidumbre (prima hermana de la duda) es circunstancial. A diferencia de la duda, la incertidumbre puede disminuir. Pero la duda, una vez sembrada, sólo puede crecer. Para alcanzar la madurez, únicamente necesita el terreno adecuado y cantidad de agua suficiente. Metafóricamente hablando, el terreno podría ser una mente sin interés ni curiosidad y el agua sería escuchar incoherencias procedentes de bocas melladas por el resentimiento. Así es como un carácter melifluo zarpa a navegar en un mar de dudas y termina encallando en un arrecife de ampulosidad y aburrimiento (insisto en el uso de metáforas).

Por eso, es mejor reírse de la vida y obviar todas las dudas que plantea el hecho de vivir cada día (y cada noche). Si hay risa hay salud y la salud es lo único que importa, de eso no cabe duda.

Aquí les dejo este pensamiento dominical para que le den una vuelta a lo largo del día festivo de hoy.

Seguiría aportando razones para despejar la duda sobre el valor terapéutico de la risa, pero mi gato demanda mis caricias y eso también es tremendamente saludable (tanto para él, como por supuesto, para mí).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s